Oficios en el Sacerdocio de Melquisedec

En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (la Iglesia Mormona), el Sacerdocio de Melquisedec posee la autoridad sobre las ordenanzas y bendiciones espirituales así como los derechos de presidencia y el gobierno de la Iglesia.

Élder

mormon-priesthoodÉlder es un oficio en el Sacerdocio de Melquisedec o sacerdocio mayor. La palabra “élder” también se usa como un título por las Autoridades Generales y los misioneros varones.

Los élderes pueden desempeñar todos los deberes del Sacerdocio Aarónico, incluyendo el bautizar, administrar y repartir la santa cena, etc. También pueden confirmar a aquellos que se han bautizado y conferirles el don del Espíritu Santo por la imposición de manos. Los élderes pueden dirigir las reuniones y predicar el evangelio de Cristo entre las naciones.

Sumo Sacerdote

La ordenación al oficio de Sumo Sacerdote viene cuando un hombre es llamado a servir en el obispado o presidencia de estaca o si se le llama como presidente de misión, miembro del sumo consejo, patriarca, o llamamientos con cargos de autoridad similares. Los sumos sacerdotes pueden desempeñar todos los deberes pertenecientes a los élderes.

Patriarca

La palabra patriarca se puede usar en tres diferentes maneras dentro de la Iglesia: para referirse a un antiguo profeta tal como Abraham, para referirse a un padre que es cabeza de su familia, y para referirse al oficio por ordenación dentro del Sacerdocio de Melquisedec. Algunas veces se les conoce como evangelistas.

Los patriarcas usualmente son ordenados a nivel de estaca. Ellos tienen la autoridad para dar bendiciones especiales, conocidas como Bendiciones Patriarcales, a los miembros dignos de la Iglesia. A los patriarcas se les otorga un entendimiento profético especial que les permite dar bendiciones en las cuales hablan de la vida futura de una persona, así como de su vida pre-mortal.

La ordenación de un patriarca de estaca se otorga con mucho cuidado. El presidente de estaca envía el nombre a los Doce Apóstoles, y ellos muy cuidadosamente y con un espíritu de oración consideran a esta persona. Luego se sostiene al patriarca (con el voto de aprobación de los miembros) en la conferencia de estaca, y posteriormente es ordenado.

Apóstoles y Presidentes

Véase Quórum de los Doce Apóstoles y Profetas Mormones

 

 

 

Quórum de los Doce Apóstoles

En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (casualmente conocida como la Iglesia Mormona), doce apóstoles son llamados por Dios para ayudar a la Primera Presidencia a dirigir la Iglesia y para ser testigos especiales de Cristo a todo el mundo. Todos juntos forman el Quórum de los Doce Apóstoles. Estos hombres poseen el Sacerdocio de Melquisedec. Este sacerdocio fue conferido a José Smith y a Oliverio Cowdery de manos de los apóstoles de antaño Pedro, Santiago y Juan quienes se les aparecieron como mensajeros celestiales. Con este sacerdocio, los Doce Apóstoles tienen la debida autoridad para organizar la Iglesia, actuar en el nombre de Dios, y dirigir la enseñanza del evangelio.

El decimoquinto profeta y presidente de la Iglesia, Gordon B. Hinckley, dijo, “Quiero expresarles mi testimonio de que ellos [los Apóstoles] fueron escogidos y llamados por el espíritu de profecía y revelación… Ellos han sido llamados porque El Señor quiso que tuvieran este oficio como hombres que tienen un testimonio de Su divinidad, y cuyas voces se han elevado y se elevarán como testimonio de Su realidad” (“Testigos Especiales de Cristo” Ensign, La Liahona, Mayo 1984, 49).

La palabra apóstol significa “el que es enviado.” En el momento en que Cristo escogió a sus doce apóstoles el evangelio de San Lucas nos relata lo siguiente, “que él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles” (véase Lucas 6:12-13). Siguiendo el ejemplo de Cristo los hombres son llamados a ser apóstoles después de mucha oración y meditación.

El presidente Gordon B. Hinckley declaró:

Siempre me ha parecido algo impresionante el hecho de que, aún cuando el Señor escogió a doce apóstoles para ayudarlo en la obra del ministerio, y para extenderla después de Su muerte; y que aun cuando Pablo, quien era un Apóstol, declaró que la Iglesia debía “edificarse sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo (véase Efesios 2:20) – a pesar de todo esto, el oficio de Apóstol y ciertamente un consejo de Doce Apóstoles, de acuerdo a mi conocimiento no se encuentra en ninguna otra iglesia cristiana (Ibíd.)

El oficio de un apóstol era con seguridad parte de la Iglesia de Cristo en el tiempo en la cual Él la organizó personalmente, entonces tendría sentido que Su Iglesia continuara teniendo apóstoles. Los Mormones creen que Cristo sin duda ha llamado apóstoles en nuestros días para ayudar a dirigir Su Iglesia.

Se espera que los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles dediquen todo su tiempo y energía a la obra de la Iglesia. “Después de ser ordenados,” explicó el Presiente Hinckley, “al santo apostolado y apartados como miembros del Consejo de los Doce Apóstoles, ante todo se espera que ellos se consagren a la obra del ministerio. Pondrán en primer lugar en sus vidas, sobre cualquier otra consideración, la responsabilidad de ser testigos especiales del nombre de Cristo en todo el mundo” (Ibíd.)

En el momento en que los primeros apóstoles de esta dispensación fueron llamados el Profeta José Smith preguntó, “¿cuál es la importancia que corresponde al llamamiento de los Doce Apóstoles, que es diferente a los otros llamamientos u oficios de esta Iglesia? Después de cierta discusión, él luego respondió esta interrogante:

Ellos son los Doce Apóstoles, quienes son llamados al oficio del Sumo Consejo viajante, quienes tienen el deber de presidir las Iglesias de los Santos… y deberán viajar y predicar… y tienen las llaves del ministerio, para abrir la puerta del reino de los cielos a todas las naciones, y para predicar el evangelio a toda criatura. Este es el poder, la autoridad, y la virtud de este apostolado. (Las Enseñanzas del Profeta José Smith, sel. Joseph Fielding Smith, 1938, p. 74)

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.  Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

  • Pregunte a un mormón
  • Adorar con nosotros

  • Enlaces

  • Otros enlaces útiles